encuemed

Just another WordPress.com weblog

El sobrino Lot

Para Abram era el hijo que no había tenido y muy probablemente compartió la visión que Dios le había dado de esa nueva tierra y se lo llevó con él.  Su prosperidad era evidente, hasta el punto que ya no cavían en la tierra y Abram tuvo que pedirle que le dejara la porción de tierra que él no desee, le dió a escoger lo mejor según sus ojos. Y escogió un valle muy fértil sin considerar la sociedad que le rodeara, se desarrolló en medio de la banalidad y no mejoró su entorno, simplemente vivió sus circunstancias, aunque pareciera que eran dependientes de un pequeño imperio al que servían; probablemente sus ganancias sustentaban tanto esos tributos como su propio estilo de vida o renunció a sus anhelos con su familia.

Un incidente como el hecho por Querdolaomer, debió sacudirle el piso y hacerle sacar nuevas conclusiones o buscar otras perspectivas, pero parece que se había acostumbrado, volvió a ver a su tío, tal vez le dió gracias y fue motivo de encontrarse con él, pero … nada más.  No sé si Lot vio lo que sucedió  en el valle del Rey; no sé si vío a Melquisedec; pero regresó a su Sodoma y Gomorra, y … nada más.

Un día, en las conversaciones de Abram con su amigo, se supo que Sodoma y Gomorra serían destruídos, a lo que Abram, interrogó pero … si allí está Lot, tiene que haberse producido algún cambio, por lo menos cincuenta que deben haber aprendido de él algo de Dios que les permita ser justos, pero parece que ni siquiera diez… nada más… pero Lot estaba allí y Dios miró con su misericordia su vida y la de su familia, aunque sea siquiera ellos … pero no se pudo salvar a su esposa, sólo quedó la sal como su recuerdo.

Cuantas veces Lot, hasta el final Lot, sólo la gracia de Dios siempre inmensa, permitió que Ruth una moabita sea parte de la línea genealógica bendita de Jesús, el hijo de Dios.

Con tanto impacto de la imagen hoy en día, la globalidad y la comunicación “hasta con los extraterrestres” y “en cualquier idioma del mundo exterior codificado y decodificado”, nuestra relación con Dios que no pierda su eficacia y su impacto en nuestras relaciones diarias entre nuestros semejantes, en nuestro mundo; porque seguimos siendo ciudadanos del mundo.

Anuncios

1 comentario»

  nevinxp wrote @

Lot era líder allí en Sodoma, estaba en la puerta, pero su liderazgo no repercutió mucho en ellos, desde el más joven hasta el más viejo (¿qué ambiente era, que ya no le hacían caso?). Le tenía cierto respeto, por lo que le llamaron, pero ya no lo iban a respetar más. ¡¿Qué hacemos en la indiferencia de no hacer nada, de dejar pasar las cosas, es momento de pelear la buena batalla, salgamos de la inacción¡?. Recién en el momento crucial, Lot se decidió a pelear, pero era demasiado tarde, no esperemos que sea tarde o que tomemos decisiones arriesgadas por otros y desconociendo nuestros propios valores (iba a permitir que sus hijas fueran violadas, porque reconocía la grandeza de sus visitantes, pero eran cosas no aceptables a la presencia de Dios), son acciones ya desesperadas que a veces hacen que nos desconozcamos a nosotros mismos y a los demás, hay que salir al frente hoy (Y es que había perdido autoridad y no la rescató sino que eso le ganó, fue tarde su reacción, que no sea tarde para que nos decidamos a actuar). Asumió la responsabilidad de que estén en su casa, con otros, mas no con sus hijas, desesperadamente. Cuando perdemos autoridad, después parece que nos estamos burlando o nuestras palabras ya no se toman en cuenta. No sabía reaccionar ante la dificultad, no se apuraba cuando debía hacerlo, al punto que para salvarle, los ángeles tuvieron que tomar la mano de él y su familia, o a lo mejor dudaba mucho en salir de allí, habían muchas cosas que no deseaba dejar. Era un hombre que estaba vencido antes de emprender la lucha, se había cansado de luchar o ya se había acostumbrado. Renunció al monte y pidió para él lo más cercano, aunque sea pequeño –Dios no estaba mirando lo pequeño, sino el corazón y la conducta. Renunció a sembrar y sólo se escondió en la cueva, se escondió de sí mismo y de los demás, y lo que temía, le alcanzó, un desvarío moral que no se lo esperaba, producido por él mismo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: