encuemed

Just another WordPress.com weblog

Archivo para enero, 2008

Ser amigo

Ser amigo es vincularse a otro más allá del ADN, más allá de la web, más allá del tiempo, más allá del espacio; es construir un espacio-tiempo vital con otra persona y acompañar sus logros y sinsabores en el devenir histórico que nos toca pasar. Es compartir palabras, pensamientos, actitudes, acciones, afecto, sentimiento y voluntad; en un marco del bienestar común. Es valorar sus potencialidades, canalizar sus defectos, realzar sus posibilidades, acompañar sus temores y por sobre todo, es dejarlo ser él mismo en todas sus decisiones, porque lo vale y lo merece.

Ser amigo en circunstancias adversas es la mejor compañía y el mejor aliento en cualquier lucha. No es sólo oración, es acompañamiento. No sólo es confrontar la verdad, es compasión que restaura e incita a ser mejor. Hay ocasiones en que es duro ser amigo. Porque no hay distancia que libere del amigo y porque tanta cercanía trae consigo consecuencias, las piedras que le caen también nos alcanzan; las flores que lo premian también hacen llegar a nosotros su aroma.

Cuando un amigo falla, no se ha perdido todo, porque esto sólo es una circunstancia, puede aún recuperarse. El amigo que se equivoca simplemente es humano, el amigo que cede a una tentación simplemente es carne y el amigo que se separa posibilemente sea por el dolor, por la vergüenza, así que hay que buscarlo, hay que rescatarlo. Podemos seguir siempre siendo amigos.

La amistad que vence prejuicios, que vence tormentas y que posibilita siempre una restauración es una amistad gloriosa, no permisiva sino esperanzadora.

Que Dios bendiga a todos sus amigos y muy en especial a un amigo.

Bendiciones a todos.

Sentado

La posición sedente es aquella que permite un reposo, un descanso en todo un trajinar permanente que es la vida diaria. Esa es la posición en la que deseo estar en estos momentos para aminorar los efectos de cada una de las situaciones que me han pasado entre ayer y ahora (en medio del tiempo,  entre el principio y el final).  Operamos con el Dr. Aquino, una invaginación intestinal doble: ileocólica y colocólica, con perforación intestinal ileal y luego de resecarle la porción dañada, le anastomosamos en un solo plano; recuperamos tiempo perdido y Dios le ayude a salir con bien.